ADN ambiental: una herramienta innovadora para el monitoreo de la biodiversidad

Dra. Delphine Vanhaecke / Bióloga especializada en genética de la conservación Universidad de Aysén

Una nueva tecnología molecular está revolucionando nuestra forma de detectar, inventariar y monitorear biodiversidad acuática alrededor del mundo. Hace unos años, biólogos moleculares (genéticos) descubrieron que animales, cuando se encuentran en contacto con agua, dejan rastros de su ADN en ella. Por ejemplo, ballenas y delfines eliminan muchas células de la piel al soplar por su espiráculo. Estas células contienen su ADN y quedan en suspensión en la superficie del agua marina. Eso se domina ADN ambiental.

Con los recientes avances tecnológicos en la biología molecular, el ADN ambiental puede ser filtrado del agua y analizado en un laboratorio de genética para obtener las secuencias de ADN que nos permitan identificar cada especie. De ese modo, se necesita solo una muestra de agua de un sitio para identificar genéticamente la biodiversidad que existe ahí.

En comparación con los métodos tradicionales, el ADN ambiental podrá ser una herramienta más rápida, estándar, no invasiva y eficiente para detectar la biodiversidad en el mar. Esto representará un gran aporte en la realización de programas de monitoreo para las áreas marinas protegidas de la Región, como Pitipalena-Añihue y Caleta Tortel; además podrá ser utilizada para identificar en el mar de Aysén zonas de protección, energía renovable, pesca artesanal, rutas de navegación, acuicultura, turismo, entre otros. En otras partes del mundo ya están aplicando este método para el monitoreo de santuarios marinos, en la alerta temprana de especies invasivas en puertos, la detección de patógenos en la salmonicultura y la gestión de recursos pesqueros. 

Con el proyecto “MOBI-Aysén: un laboratorio genético para el monitoreo de la biodiversidad”, financiado por el Gobierno Regional a través del Fondo De Innovación Para La Competitividad (FIC) Aysén 2018, se instalará el primer laboratorio de genética de la Región en la Universidad de Aysén en donde se desarrollará la herramienta de ADN ambiental para el monitoreo de la biodiversidad acuática de Aysén, empezando con los mamíferos marinos. Las actividades se realizarán con colaboradores regionales (UACh, Aysén Mira El Mar, la Agrupación de Turismo Náutico y Conservación de Cetáceos, Fundación AMP Pitipalena-Añihue, UMAG), nacionales (Austral-Omics, Universidad Los Lagos, MMA) e internacionales (El Instituto Marino de Flandes y la Universidad de Gante, Bélgica).

El laboratorio de genética además será de gran importancia para la formación de capital humano especializado y la elaboración de otras investigaciones genéticas que hoy en día son indispensables para la mejora de los sectores productivos de la región como la agricultura, ganadería, acuicultura y pesca artesanal.

Related posts

Leave a Comment