Incendios forestales en Aysén y conectividad

Son más de 12 mil hectáreas las que se están quemando a causa de los incendios forestales en Cochrane y en las cercanías de Puerto Rio Tranquilo. Un hecho que nos despierta preocupados por varios factores que se entrelazan en el triste escenario que nos afecta como región, país y en el planeta.

Gracias al trabajo de voluntarios, personal de Conaf y fuerzas armadas se ha podido contener hasta ahora el segundo incendio más grande que ha afectado a Aysen y que no ha dejado victimas humanas ni grandes pérdidas a la propiedad.

El daño a la flora y fauna es hasta hora incalculable, no tenemos por ahora mientras el incendio esté activo, la posibilidad de hacer un balance adecuado para evaluar el daño a los bosques, la flora y fauna del lugar. Tanto en Cochrane como en Rio Tranquilo son hábitat natural de una variada fauna y flora, muchos de ellos endémicos y únicos de Aysén.

En el análisis primario que podemos hacer en el presente y con el fuego avanzando hacia el sur de Cochrane, es que nos falta mucho para estar a la altura de incendios de esta magnitud. En los primeros días de la emergencia fuimos testigo de cómo el Ejército cargaba miles de litros de líquidos retardantes para atacar el incendio y lo hacían arriba de un camión, Vehículo de carga que debió viajar cientos de kilómetros, con la demora que duele cuando existe una emergencia de esta envergadura.

El despliegue se tuvo que hacer por tierra, porque no tenemos la infraestructura de aeródromos y aeropuertos adecuados para la emergencia que estamos viviendo y eso es innegable, para dar crédito a lo anteriormente expuesto es que el afamado avión apaga incendios llamada DC-10 Ten Tanker, tuvo que abastecerse en Puerto Montt para viajar miles de kilómetros y descargar su agua bendita en los bosques de Aysén.

La falta de infraestructura preocupa, porque el cambio climático es tan real como el fuego que quema a diario nuestros bosques. Por lo tanto se hace necesario dotar a la región de Aysén con la gran cantidad de bosques y ciudades rodeadas de estos y que se pueden quemar, así de simple, así de real.

Es tiempo, aquí y ahora de que el Estado dote de equipamiento e infraestructura a la región de Aysén. Los incendios están activos y es muy posible que sigan ocurriendo.

¿Qué falta? Faltan puentes que soporten maquinaria, caminos, aeropuertos, equipamiento para carga de agua de manera rápida y un plan que esté preparado para este tipo de emergencias.

Related posts

Leave a Comment