PATRULLAJES EN BICICLETAS: CERCANÍA, AGILIDAD Y VERSATILIDAD SOBRE RUEDAS

Columna Carabineros de Chile (Diario Aysén) Capitán César Leiva Martínez Comisario Carabineros de Coyhaique.

Estar más cerca de la comunidad junto con brindar un servicio acorde a los nuevos estándares de calidad, permitiendo optimizar los tiempos de respuesta, constituyen la esencia de Carabineros de Chile, donde acciones enfocadas en la prevención, conforman el espíritu que inspira en cada jornada a los hombres y mujeres que visten este verde uniforme.

   Conocidas son las modalidades de patrullajes de infantería, montados, motorizados, lacustres, aéreos y también en bicicleta, principalmente en zonas de balnearios y casco histórico de las principales ciudades de nuestro país y donde Coyhaique también se ha sumado a esta iniciativa.

   El vínculo a este medio de transporte se remonta a la década de los años veinte, periodo en que Carabineros ya hacía uso de este ligero y eficaz medio de transporte, el cual inicialmente estaba destinado para el cumplimiento de labores de estafeta, el cual con el paso del tiempo fue siendo incorporado a la rutina diaria del servicio policial, especialmente en lugares apartados.

   Por aquellos años –en el antiguo Cuerpo de Carabineros- se organizó la Sección Ciclista, la cual cumplía funciones en la Escuela de Carabineros, fecha a partir de la cual -en forma paulatina- dicho móvil de tracción humana se fue incorporando a los servicios en las diferentes Unidades en la ciudad de Santiago.

   De este modo, la incorporación de bicicletas, permitió indirectamente incrementar el parque de este tipo de vehículos, lo cual derivó en que con ocasión del 10° Aniversario Institucional en 1937 desfilaron secciones completas de carabineros ciclistas pertenecientes a diversas unidades en la capital del país.

   Hacia la década de los ’50, las bicicletas fueron incorporadas a los servicios en Valparaíso, Rancagua, Curicó y Concepción.

   El mayor crecimiento de las ciudades y las mayores distancias a recorrer, sumado al incremento de radiopatrullas, hicieron que las bicicletas salieran de circulación a mediados de los ’70.

   No sería hasta fines de 1987 cuando la Prefectura de Viña del Mar implementó un servicio de vigilancia especial de doce bicicletas, donde cada pareja portaba un equipo de radio permitiendo estar en contacto con la unidad y las radiopatrullas que acudían en apoyo cada vez que los carabineros ciclistas lo requerían.

   Dado su éxito, lo novedoso del servicio, los excelentes resultados y su bajo costo, serán las características que motivaron el interés por parte de diversas comunas, permitiendo incorporar bicicletas en apoyo al trabajo policial.

   Hoy en día, este medio –con mayor tecnología- sigue siendo de gran versatilidad, permitiendo al carabinero mantener una mayor comunicación con la comunidad, llegar en un tiempo oportuno a lugares de complejo acceso para otros medios que dadas sus dimensiones y características no pueden acceder.

   Recientemente, en la Plaza de Armas de Coyhaique tras un impulso inicial en dirección hacia el paseo Horn, una patrulla de Carabineros dio inicio a estos servicios que se desarrollarán durante la temporada estival, permitiendo estar más cerca de la ciudadanía, manteniendo un estrecho contacto con los vecinos, turistas, privilegiando una respuesta oportuna y estando al servicio de la comunidad a quienes nos debemos.

Related posts

Leave a Comment