El rol que cumple la Mediación Familiar

Eugenio Canales Canales / Seremi de Justicia y Derechos Humanos Región de Aysén

La mediación familiares un sistema de resolución de conflictos a que llegan las partes, ayudadas por un tercero imparcial llamado mediador familiar.El mediador promueve una  solución que surja de ellos mismos, a  través de sesiones realizadas en un ambiente que favorezca  el entendimiento, y además el deber de confidencialidad de  todo lo informado por las partes durante el proceso de mediación, por lo cual estará amparado por el secreto profesional y su violación sancionada penalmente, con la sola excepción de  tomar conocimiento de  existencia de maltrato o abuso contra niños, niñas, adolescente o personas en situación de discapacidad.

La mediación familiar se entiende como un procedimiento voluntario. Sin embargo, respecto de algunas materias la ley exige someterse a ella, en forma previa a la demanda judicial. El acuerdo a que lleguen las partes debe ser sometido a un paso final de aprobación del Tribunal de Familia.

Existen casos en que la mediación familiar es obligatoria, como casos de pensiones de alimentos, cuidado personal de los hijos (tuición) y relación directa y regular con los mismos (régimen de visitas), las relaciones mutuas entre los cónyuges, en tales materias el Tribunal derivará a las partes a un mediador que facilitará que logren un acuerdo que ponga término al conflicto sin necesidad de llegar a juicio.

Si la mediación termina en acuerdo, el mediador elabora un acta que debe ser leída y firmada por los participantes. El mediador debe entregar una copia a cada parte y remitirla al tribunal para su aprobación. Si no hay acuerdo, el mediador debe elaborar un acta de término señalando por qué no se llegó a acuerdo, la que debe, en lo posible ser firmada por los participantes, debiendo el mediador entregar copia de ella y remitirla al tribunal.

El proceso de mediación puede durar un máximo de 60 días desde la primera sesión de mediación y se podrá ampliar hasta por 60 días más, siempre que las partes estén de acuerdo.

Los acuerdos alcanzados ante un mediador, si son aprobados por el juez, tienen el mismo valor jurídico que una sentencia, evitándose todo el tiempo y costo de un juicio. Si las partes no llegan acuerdo, se retoma el curso normal de un juicio.

Es pertinente señalar que los costos de la mediación para los casos de  mediación voluntaria, ésta debe ser financiada por las partes y su valor máximo será determinado por el arancel que fije el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a su vez será gratuito para las personas de escasos recursos o que sean patrocinadas por la Corporación de Asistencia Judicial u otra entidad de asistencia jurídica gratuita, ahora
para los casos de  mediación obligatoria, es gratuita, y excepcionalmente podrá cobrarse por el servicio, total o parcialmente, cuando los usuarios dispongan de recursos para financiarlo. Para ello se considerará el nivel de ingresos, la capacidad de pago y el número de personas del grupo familiar.

La mediación llegó para quedarse y ofrecer un nuevo paradigma de resolución alternativa de conflictos.

Related posts

Leave a Comment