Nuevamente los incendios forestales

Este domingo, Chile celebró el hecho de haber dado un gran paso de retribución al medio ambiente con la entrada en vigencia de la ley que prohíbe las bolsas plásticas –por ahora- en el comercio grande del país; sin embargo, y en la otra cara de la moneda, cientos de incendios forestales iniciaron su paso arrasando miles de hectáreas, e inclusive amenazando a los habitantes de consumir totalmente sus viviendas y espacios comunitarios. Varias regiones del país se ven aún afectadas y esto es realmente preocupante, pues la memoria se torna frágil y obliga a recordar los grandes incendios que Chile tuvo que enfrentar y combatir por largo tiempo.

Indudablemente no podemos dejar pasar esta información por el simple hecho de que no sea algo regional, pues también permite remontarnos a analizar diversos panoramas que nos han tocado vivir, donde brigadistas y personas especializadas han jugado un rol sumamente importante para combatir los siniestros que de forma acelerada, y con ayuda del calor y viento, propagaron con mayor facilidad el fuego, que por ejemplo consumió una importante fracción del cerro divisadero, y que aún hoy, al elevar la mirada en esa dirección nos hace pensar que pareciera que fue ayer cuando desde todas partes de Coyhaique veíamos cómo el fuego demoró semanas en ser apagado, consumiendo las energías de los voluntarios y amenazando constantemente a las poblaciones aledañas.

El fuego no es un tema irrelevante en nuestro país, varios acontecimientos nos marcan y fue necesaria la ayuda extranjera para el combate constante con los famosos “Súpertanker” y el recordado “Luchín”, verdaderas “armas” con las que no cuenta Chile, y de acuerdo al historial de siniestros, sí son necesarias de tener para el rápido actuar, donde también millones de pesos se pierden en arriendos, algo que también dejó distintas aristas en temas monetarios.

No podemos olvidar que el 99% de incendios forestales son causados por el ser humano, dañando seriamente al ecosistema, y provocando pérdidas de vidas, materiales, y de cientos de años de forestación. La cosa es seria, mano dura se debe tener en las investigaciones, sanciones y sobre todo, inversiones.

Related posts

Leave a Comment