EXPOPATAGONIA

Mª Soledad Cifuentes C./ MG. en Educación, mención: Organización y Gestión de Centro Educativos Educación Superior

Hace un par de semanas visitamos con mi grupo familiar la Expopatagonia 2019 en el sector El Claro. Imagino que muchos de ustedes también lo hicieron y pudieron apreciar la variedad y riqueza de diferentes expresiones artesanales y locales.

Personalmente me llamó la atención la organización de los lugares y espacios fìsicos que permitió apreciar la muestra y también favoreció el encuentro con las personas. De hecho resultó confortante encontrar conocidos, amigos, vecinos, que se realizan en otro tipo de actividades otorgando un toque de novedad a las actividades tradicionales y/o convencionales. También resultó positivamente interesante ver la variedad de actividades y productos que se pueden crear a partir de métodos cuidados en el detalle y con materias primas regionales: madera, lana, cervezas, embutidos, ahumados, vidrio, flores, productos naturales, etc. A todo esto se sumó la presencia de actividades que invitaron a profundizar y avanzar en actividades como son la lectura, la buena música, los juegos, la cocina. Todo un ambiente generado a partir de la riqueza de cada uno de los expositores.

Mientras recorría la muestra, pensé que en general la actividad artesanal ha ido adquiriendo un lugar en el entramado socio cultural muy importante.  Cada día crece la conciencia, en quienes se dedican a esto y en quienes la apreciamos, de que en la actividad que involucra al ser humano en primera persona, cuando trabaja con materias primas naturales y con el deseo de llevar adelante un circuito de procedimientos estrictos y respetuosos del medioambiente, para ofrecer algo bueno, lindo, rico a los demás, se encuentra también la realización personal y por qué no, la felicidad.

Me pregunto si como sociedad, favorecemos la realización personal a través de las actividades artesanales o sólo generamos las espectativas de una sola via de consolidación y felicidad humana: colegio, universidad, profesión, trabajo… Quiénes tenemos hijos soñamos con un futuro profesional y prometedor para ellos; sin darnos cuenta que nuestras espectativas ya están definidas. Quienes trabajan en el área de la orientación vocacional de los jóvenes, tienen una gran responsabilidad en mostrar todas las alternativas de realización personal que existen. También se necesita el compromiso de las políticas públicas para generar más opciones de trabajo digno y reconocimiento de la actividad artesanal, sin que entren éstas en la gran máquina de la producción en serie, quitando la novedad de lo original, único y creativo que alberga cada una de las creaciones.  En definitiva, contar con un sistema educativo que no sólo avale la formación profesional tradicional sino que valide estos saberes y oficios de la misma forma que aquellos.

Sabiendo que el ser humano posee una pluralidad de habilidades y competencias es menester ayudar a las jóvenes generaciones a saber reconocerlas, interpretarlas y elegir así el lugar y el modo justo para construir la propia felicidad.

Quisiera desde este espacio, felicitar la organización y sobre todo a los expositores de la Expopatagonia 2019 y a muchos otros que se dedican a esta noble vocación, por regalarnos un respiro de novedad, de arte y de encuentro cultural.

Related posts

Leave a Comment