Paso a paso en la inclusión

En nuestra portada del último día de enero, destacamos el importante tema de la inclusión de la mano de una historia que atrapa pero a la vez nos abre la mente sobre posibilidades para las personas en situación de discapacidad, las cuales también merecen recibir los servicios acorde a sus necesidades; por ejemplo, en un momento tan único e irrepetible como el parto de una madre sorda primeriza, quien merece estar en constante comunicación con el equipo médico que la asista para estar completamente informada de todo lo que va ocurriendo mientras llega al mundo el primer hijo. Como resaltamos, en Coyhaique se vivirá el primer caso de un parto asistido con interpretación de lengua de señas para que la madre sepa todo lo que va ocurriendo y así también realizar sus consultas al equipo médico, algo sin duda maravilloso que pretende marcar un inicio para estas instancias, que ojalá puedan verse fortalecidas ante la ley, para que así se sigan impulsando las políticas públicas en torno a la inclusión.

Si bien este es un gran paso, parece ser uno de los pocos que se han dado si hablamos de una palabra tan sensible y amplia como lo es la inclusión, pues nos referimos a que no solo momentos como un parto deben contar con interpretación de lengua de señas para quienes lo necesiten, teniendo en cuenta que esta se ha convertido en una herramienta muy importante sobre todo en el servicio público con el objetivo de poder llegar a todos y en distintos modos, tal como se intenta lograr a través de los medios de comunicación visuales, donde cada vez es más común ver que las narraciones son interpretadas.

Sin embargo, dando una mirada a nuestra realidad regional, vemos que falta mucho por avanzar en temas de inclusión. Por ejemplo, hay servicios que no cuentan con acceso universal, hay mesones de atención que están muy elevados y para una persona en silla de ruedas resulta complicado ser atendido, en el espacio público las veredas y calles están desniveladas; y así hay varios ejemplos más.

Este, sin duda es un gran paso, y en ese sentido el desafío por la inclusión real se convierte en algo constante, pues si ya marcamos precedentes a nivel país, tenemos la obligación de continuar por esa senda.

Related posts

Leave a Comment