¿Qué hacemos sin los argentinos?

Desde el mundo del turismo se preguntan y buscan respuesta a la pregunta anterior. Y tienen razón de hacerlo. La ausencia de turistas argentinos en nuestra región se nota, y harto. Sabemos a ciencia cierta que la economía trasandina no pasa por el mejor momento y eso repercute en la economía chilena y en particular en el rubro del comercio y los servicios.

Los hoteles, cabañas, ya no registran la misma cantidad de pasajeros argentinos y el “turismo de compras” prácticamente ha desaparecido. La política económica al otro lado del cerco ha provocado que los vecinos prefieran viajar a otros países o simplemente hagan turismo en su propio territorio, y para eso tienen una oferta interna extraordinariamente rica, para todos los gustos y bolsillos.

Frente a esta realidad, los emprendedores del turismo y todos los otros servicios asociados están de cabeza buscando la fórmula para resolver este problema. Los empresarios de alta gama en turismo tienen la suficiente espalda económica para en época de invierno salir al mundo a “encantar” a los posibles pasajeros de lodges u hoteles de lujo. Existe el recurso y el nivel de contacto para activar ese plan de emergencia.

Los que sufren son los empresarios medianos y los pequeños. Los aventureros que se arriesgaron a todo para crear un complejo turístico, los que abrieron un par de cabañas con tinajas o quienes se endeudaron en la banca para abrir un restaurant, ellos son los que más se afectan.

Es aquí donde el Estado y sus políticas de fomento y apoyo a los independientes deben salir con la fuerza de un oso a auxiliar y apalancar recursos y facilitar estrategias para que los comerciantes medianos y chicos puedan seguir adelante con su negocio.

Actualmente en Chile es la pequeña y mediana empresa la que está absorbiendo la mayor cantidad de trabajadores y eso, en una economía muy sensible a los cambios del mercado internacional, se debe considerar elemental y prioritario.

Los grandes saben y pueden rascarse solitos, son los pequeños y medianos emprendedores que necesitan del Gobierno, sus ministerios y de los municipios locales.

¡Hay que apoyar a los que se atreven a invertir!

Related posts

One Thought to “¿Qué hacemos sin los argentinos?”

  1. Jorge

    Lo que debieron haber hecho siempre atender de buena manera a los turistas Chillenos y Regionales,no tratando de hacerse millonario en una temporada y cobrando precios abultados en sus cábalas y hostales, que muchas veces son una picanteria.

Leave a Comment