La forma de hacer política

Para no ahogarse, usted necesita oxígeno. Esto lo aprendemos en las primeras horas de vida y la experiencia se adquiere en la casa, en el río, en la clínica o en la posta. Sin oxígeno no hay vida. ¿Quién pone en duda que para vivir hay que respirar? Basado en la ciencia, seguramente nadie.

Para que la región de Aysén y sus políticas vinculadas al desarrollo en sus diversas dimensiones subsistan, se debe oxigenar la política regional.

En todas sus manifestaciones  se debe airear el quehacer político y no hablamos solo del ámbito público de crear o aplicar política partidista, no nos referimos al concepto más clásico de la política, ese ejercicio de pertenecer y obedecer a una línea de acción política, con deberes y obligaciones que demarcan el camino a seguir, incluido valores, ética y comunicación del pensamiento.

Nos referimos más bien, al quehacer público, en donde se vincula con facilidad con lo político. Se sabe que hay muchos trabajadores públicos que militan o son simpatizantes de un partido político, lo que en el origen no tiene nada de malo. El conflicto comienza cuando ese interés político se entremezcla con su función dentro del gran engranaje de lo público.

Cada vez que un conglomerado, tendencia o partido político gana las elecciones, comienza una nueva era, queda la sensación que todo lo anterior es malo y no sirve para nada, hay que agarrar fuerte un borrador gigante y dejar en limpio la mesa de trabajo y empezar de nuevo, como si ese acto político-mágico les permitiera a los vencedores no asociarse a nada de lo que pasó ayer, como una especie de amnesia auto inferida y que quita mochilas llenas de responsabilidades que no son propias, por lo tanto solo pertenecen a los otros, lo de antes a ellos.

Todo lo anterior aflora a raíz de los últimos acontecimientos políticos y que se han ventilado profusamente en los medios de comunicación vinculados a la construcción del Terminal de Buses Regional y que se sitúa en la capital, Coyhaique.

El anhelo comunitario de un terminal sobrepasa las fronteras partidistas y también generacionales. Han pasado tres administraciones municipales desde que el proyecto de un terminal se conversa en las esferas de un café ciudadano y también en las esferas de administración pública y gubernamentales.

Desde el prisma netamente ciudadano, desde el desconocimiento sobre normativas, reglas, y procedimientos de administración de los recursos públicos, se percibe la puesta en escena de diversos actores relevantes de la política regional y de Gobierno, como una mera disputa de poderes.

Quien llega más lejos con el lanzamiento de la piedra, como cuando los infantes o adolescentes enamorados a la orilla de un lago buscaban una piedra lo más plana posible para que rozara el agua, la mayor cantidad de veces posible, hasta que se una.

El participante que lograba la mejor marca, ganaba.

Related posts

Leave a Comment