La educación del adulto mayor, un gran desafio.

El aumento de la esperanza de vida, con el envejecimiento de la población mundial, suscita un gran problema. Originado por la falta de oportunidades que la sociedad puede proporcionar a este grupo etario que no se conforma con ver pasar los días en la inactividad, y el abandono. La imagen del abuelito mirando por la ventana o alimentando las palomas de alguna plaza, es algo que ha cambiado radicalmente en nuestros días, hoy vemos adultos mayores en variadas actividades en gimnasios, en diferentes deportes corriendo con fines benéficos y muchas actividades que antes estaban casi vedadas. El envejecimiento demográfico de nuestra población constituye el gran desafío de las políticas de gobierno por ahora insuficientes, pues trae consigo transformaciones notables en todos los ámbitos de la vida familiar, social, salud, económica, política y por cierto educacional. Según Los fríos y viejos números, según Naciones Unidas, en los próximos 50 años se va a cuadriplicar el número de personas de edad avanzada, pasando de los 600 millones que hay actualmente a casi 2.000 millones. Hoy en día, una de cada 10 personas tiene 60 años o más. Para 2050 constituirán el 19% de la población mundial. La realidad nos dice que el mundo envejece y ningún gobierno occidental tiene entre sus prioridades afrontar esta situación. La educación tradicional, sin lugar a dudas, está en deuda con las personas mayores y estos se rebelan también aquí, dejando atrás el concepto de “pasivos”, al buscar y propiciar nuevas formas de enseñanza, las que se inscriben como educación para la actividad, educación a lo largo de la vida; aprendiendo y enseñando. Por otra parte la población chilena crecerá 31,2% en los próximos 50 años. Se pronostica que en 2010, sea de 17.094.000 personas y que para 2020 aumente a 17.865 .000. La expectativa de vida al nacer en nuestro país se estima en 82,1 años en el quinquenio 2045-2050 las mujeres podrían vivir en promedio 85,4 y los hombres 79,0 años. Lo que supone un sostenido envejecimiento de la población.

El derecho a la educación por tanto, no debería estar restringido a ningún límite de edad y para el adulto mayor este derecho tiene un significado especial, representa claramente una oportunidad de actualización, integración social y reafirmación de sus habilidades. En España existe una organización denominada AUPA (unidos para ayudarte) que tiene el objetivo de trabajar por la educación intergeneracional en los centros educativos de todos los niveles, entendida esta educación como acercamiento entre mayores y jóvenes. La Universidad Católica del Perú ostenta entre sus programas el denominado “Universidad de la experiencia” dirigido a los adultos mayores; fue esta universidad la encargada de organizar el Primer Encuentro Iberoamericano de Universidades de la Tercera Edad en el año 2005. Chile cuenta con universidades reconocidas en todo el mundo. La educación superior en el país ha crecido en calidad y alcance a pasos agigantados en las últimas décadas, abriendo oportunidades para el desarrollo profesional y personal. Entre el 2002 y el 2008, las matrículas para ingresar a las 59 universidades que existen en Chile aumentaron en un 60%. Y aunque la gran mayoría de los nuevos estudiantes son jóvenes, cada vez se requieren de más oportunidades para que los adultos mayores, puedan continuar con su formación.

Related posts

Leave a Comment