Tras obtener pódium: José Luis “PatagonMan” Rodriguez: ¡Todo es posible!

El múltiple atleta de Coyhaique, José Luis “PatagonMan” Rodríguez logró lo imposible, logró el tercer lugar en el triatlón más extremo del sur del mundo. El primer lugar fue para Mauricio Méndez (México) y la segunda ubicación para el experimentado Allan Hovda de Noruega.

Por Mauricio Muñoz Zambrano

Gente por ambos lados de la calle, niños y niñas con banderas chilenas, una brisa suave y una exquisita temperatura a la orilla del Lago General Carrera en Puerto Ibáñez. A lo lejos,un chico de Coyhaique hacía explotar al público en aplausos. ¡Viva Chile!Gritaron al viento patagón.

Al final de la Avenida Padre Antonio Ronchi, la silueta de un extenuado José Luis Rodriguez, junto a un amigo suyo, levantaban una bandera chilena metros previos a la meta, en su primera triatlón y solo con cinco meses de preparación en el nado, “El Pipo”, el “verdadero PatagonMan” se hacía acreedor del tercer lugar de la primera triatlón extrema en Aysén. Antes recorrió 3.8 kilómetros de natación, 180 de bicicleta y 42 mil metros corriendo.

El inicio: Puerto Chacabuco, 04:00 horas

Todo comenzó muchas más de ocho horas antes en Puerto Chacabuco. Una barcaza sirvió de plataforma para que los aproximadamente 300 deportistas saltaran a las cuatro de la mañana a las gélidas aguas de Aysén. Cada uno con sus trajes especializados nadaron casi cuatro kilómetros, obviamente de noche.

En el puerto cambiaron los trajes de neopreno por bicicletas ultralivianas para iniciar la etapa de ciclismo con una distancia de 180 kilómetros y que sirvió para unir Puerto Chacabuco, Puerto Aysén, Coyhaique, y Cerro Castillo. Durante toda la ruta sintieron el apoyo de la gente del sur austral, familias enteras se apostaron a la orilla de la ruta para alentar a los súper atletas.

“Parecen cascos espaciales” decía un pequeño niño instalado en los hombros del papá en el baipás de Coyhaique. El chico hacía referencia a la ropa especializada de los deportistas extremos.

“Mira, mira es una mujer”, gritaba emocionada una niña en su propia bicicleta en el cruce Ibáñez. Tenía razón, fueron muchas las mujeres con la fortaleza sobrehumana para soportar la misión.

El primero fue Mauricio Méndez, de México

Con solo 22 años, Mauricio Méndez voló desde México para cumplir su objetivo y llegar en el primer lugar con un tiempo de 08.52 horas. Extenuado pero irradiando felicidad, Mauricio, que practica natación desde los 6 años y es triatleta desde los 11 habló con el Diario de Aysén. “Espero hacer la misma ruta en una nueva oportunidad, pero en coche (auto). Dijo el joven triatleta.

“Es una ruta muy hermosa, lo hemos pasado muy bien en Chile. En cuanto a la competencia, solo pensé en ir avanzando sin pensar en cuanto me faltaba, porque eso agota más. Estoy muy feliz con este triunfo, y lo disfruto junto a mi padre que es mi entrenador, muchas gracias a los organizadores”. Dijo, mientras iniciaba su etapa de recuperación, el joven mexicano.

El segundo lugar fue para Allan Hovda, de Noruega

Hovda es un experimentado deportista y está dentro de los mejores del mundo. Al momento de obtener el segundo lugar con 09:12 horas, agradeció en primer lugar a su esposa y a su pequeño hijo. “La ruta fue muy fuerte, el viento me complicó muchísimo en la etapa del ciclismo. La ruta es espectacular, gracias por la invitación”.

El “PatagonMan”

 “Chi-chi-chi-le-le-le”, gritaba la gente agrupada en la meta. Con banderas chilenas en mano y muy emocionados, el público presente en Puerto Ibáñez gritó fuerte: ¡Grande Pipo! Era de esperarse, sí, un chileno arribaba en tercer lugar con 09:38 horas, y mejor aún, un chico de Coyhaique. Un querido deportista que le ha ganado a la vida, se colgó la medalla de la tercera ubicación.

En ese instante, que será parte importante de la historia del deporte regional, el Diario Aysén conversó con el verdadero “PatagonMan”: “Agradezco a mi esposa, le envío cariños a mi hijita que se quedó en Coyhaique. Estoy feliz, me preparé mucho para esta competencia, no fue fácil, pero lo logramos” Dijo un orgulloso Rodriguez, que agradeció el apoyo de la gente.

“Todo es posible”

¿A quién le dedicas este tercer lugar o triunfo?

A toda la gente que siempre me ha apoyado, a la gente de Aysén. Sólo me queda decir que todo es posible, todo se puede lograr, no hay nada imposible”.

La frase cobra valor al saber que el “PatagonMan”, solo empezó entrenar en el agua hace cinco meses. Se sabe que es un especialista de alto nivel en el ciclismo, pero el running y la natación no son su fuerte. Todo un logro para el coyhaiquino.

Hoy a las 11:00 horas, será la premiación de este primer PatagonMan, el triatlón más extremo del sur del mundo y que se vivió en nuestra región de Aysén.

Related posts

Leave a Comment