Autocuidado

Coyhaique es una ciudad con características especiales, además de ser capital de una de las regiones del país, está custodiada por macizos y el verdor de la geografía propia de la Patagonia; así también destaca que es una ciudad pequeña, ya que cuenta con menos de 70 mil habitantes; pero si hay algo que además asombra de nuestra ciudad, es la parte negativa centrada en dos situaciones, los constantes incendios y accidentes de tránsito.

Pero qué común denominador podrían tener ambas, partamos con mencionar el autocuidado, aquel que debe primar ya que somos una ciudad en la cual el gran porcentaje de personas obtiene calefacción por medio de la combustión lenta, lo que muchas veces es origen de incendio, así también en el caso de las instalaciones eléctricas; y en cuanto a los accidentes de tránsito que ocurren muy a menudo sobre todo en las intersecciones de nuestra ciudad, se debe tener el resguardo necesario ya que los accidentes bien podrían evitarse, reduciendo la velocidad y siendo prudentes ya que las calles de Coyhaique no están preparadas para gran circulación vehicular.

Pero, ¿por qué hablamos de esto?, porque ambas situaciones que activan constantemente las alarmas en nuestra ciudad, también son materia de análisis, teniendo en cuenta que los organismos pertinentes deberían actuar haciendo frente ya sea a través de programas de cara a la comunidad para mantener una constante vía de comunicación asertiva que pase por la línea de la prevención, para así no seguir lamentando pérdidas materiales ni humanas. Hay sistemas de regulación que parecen no estar funcionando, por ejemplo, ante la gran velocidad con que conducen algunas personas, así también las instalaciones informales que en muchas familias se realizan en cuanto a electricidad y calefacción. Por ello, es importante recordar el mensaje preventivo a la comunidad para lograr anticiparse a las emergencias.

Related posts

Leave a Comment