Hasta la verdad…

Con valentía, una vez más decidió abrir las puertas de su historia y decir: No queremos más abusos. Así se ha mostrado una de las víctimas del ex hogar de menores Villa San Luis, a cargo de la Obra Don Guanella, un espacio que debió haber brindado protección a niños vulnerables, donde  el Estado decidió, estarían mejor que con sus propias familias. Sin duda, estos últimos días de la semana, las declaraciones y acusaciones hacia el vicario de Aysén han sido estremecedoras, reveladoras y han descolocado a más de uno en nuestra región, sobre todo por la gran y valiente decisión de una víctima, de una vez más, denunciar estos hechos que no se pueden volver a repetir en nuestro país, y tal como él lo señala, el objetivo es “defender a nuestros niños de la pedofilia”.

Y es que como pólvora, la negación de conocimiento de casos del obispo Infanti en televisión nacional, encendió nuevamente los recuerdos de este hombre, que busca a toda costa conseguir justicia y reparación para las víctimas con nombres y también para quienes viven en el anonimato. Lamentable situación que nos toca observar en nuestra región pero que también es y será el claro ejemplo de que no se puede acumular en cantidad la basura bajo la alfombra porque si no es hoy, mañana, ésta siempre se dejará ver.

El gran interés ahora es lograr que se realice una investigación veraz, que se retroceda en el tiempo y se puedan armar todas las piezas del rompecabezas que por ahora mantiene en contradicciones a quien se le acusa de saber y quedarse callado ante estos abusos a los cuales fueron sometidos niños y adolescentes. Seguiremos en esta línea informativa, intentando colaborar como medio de comunicación para llegar hasta toda la verdad.

Related posts

Leave a Comment