Expertos emplazaron a incluir a fonoaudiólogos en la Atención Primaria de Salud

No más de cien fonoaudiólogos se desempeñan en la Atención Primaria de Salud (APS) de nuestro país, a través de programas como el Chile Crece Contigo o el de Rehabilitación Basada en la Comunidad, por mencionar algunos. Presencia acotada a programas puntuales y supeditada a una mirada rehabilitadora de capacidades perdidas y no a la injerencia en cuanto a prevención y promoción de la salud. “Trabajamos por ayudar a reconstruir redes sociales y de apoyo, por organizaciones más competentes y – con ello – contribuimos a la cohesión social, a la inclusión laboral y comunitaria de las personas”, señaló Hernán Soto, ex jefe del Departamento de Discapacidad y Rehabilitación del Ministerio de Salud y director de la Carrera de Fonoaudiología de la U. Santo Tomás, en el Coloquio “Rol del Fonoaudiólogo en la Atención Primaria”, organizado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud IPSUSS y la carrera de Fonoaudiología de la U. San Sebastián (USS).

Un agente psicosocial más que un profesional de  la salud, pero al que “no se le ha reconocido a través de políticas públicas que nos contemplen dentro de los equipos de trabajo”, planteó Carla Muñoz, académica de Fonoaudiología de USS y tutora de campos clínicos.

El cambio demográfico por el que transita Chile, con un aumento de la población mayor, evidencia la necesidad de, por un lado, acompañar y adaptar las capacidades a los cambios como ocurre con la presbifonía (pérdida de la voz con la edad), como  por otro lado, anticiparse a los daños.  En eso será decidor “la preparación de los profesionales como actores sociales”, coincidieron los panelistas.

Sólo un 15% de las mallas curriculares de las carreras de fonoaudiología incluyen ramos y formación en atención primaria, por lo que “es urgente modificar la mirada biomédica de la formación y pasar a la biopsicosocial”, dijo Muñoz.

Esto porque es común asociar el trabajo del fonoaudiólogo al ámbito escolar y hospitalario, restituyendo habilidades perdidas en voz y audición y centrándose en la rehabilitación, pero su veta social y preventiva se desconoce por la poca evidencia que existe y que, instaron desde la academia a revertir.

Related posts

Leave a Comment