Calefacción limpia y consciente

Pablo Espinosa
Gerente General de
Grupo Beca

 

El fin del verano no sólo implica volver a la rutina del colegio y el trabajo luego de las vacaciones. El cambio de estación también nos llama a poner atención en aspectos propios del descenso de las temperaturas durante la temporada otoño-invierno y que están relacionadas con escoger correctamente una alternativa de calefacción limpia y acorde a nuestras necesidades.
Una de las grandes preocupaciones que vienen de la mano con esta nueva fase en el año, apunta a las enfermedades respiratorias, las cuales se pueden ver, en muchos casos, agravadas por tener estufas a parafina o a leña en casa -en ciudades en las que está permitido- y que contaminan incluso el aire que respiramos dentro de nuestra propio hogar. Debemos poner especial cuidado en nuestros niños y en las personas de la tercera edad, quienes siempre se ven más afectados por este tipo de combustión.
Para contrarrestar estos efectos, la tecnología ha permitido que las empresas de calefacción cuenten con productos mejor diseñados y menos contaminantes. Alternativas eléctricas, de radiación o calefactores de aire, son algunas de las existentes en el mercado y que sirven para mantener el calor en los espacios que pasamos más tiempo durante el día. También, existen aquellas que se pueden programar para determinadas horas, lo que impacta positivamente en mantener el presupuesto familiar bajo control y que la utilización de artefactos eléctricos, por ejemplo, no se transformen en un dolor de cabeza adicional.
Es recomendable también que quienes hayan hecho compras recientes de este tipo de artefactos, los mantengan en óptimo funcionamiento, limpios y en espacios de la casa en donde no se llenen de polvo u otras suciedades. De no ser así, pueden sufrir alteraciones, lo que puede traer complicaciones en el hogar. Y para quienes tengan intenciones de invertir, es conveniente que se hagan asesorar por expertos para encontrar los productos que mejor se adapten al tamaño de los espacios a calefaccionar y a los materiales con los que fueron construidos.
En la actualidad, existen cientos de alternativas para calefaccionar nuestros hogares o espacios de trabajo. La clave está en comparar atributos, calidad de los productos, perfomance, precios e impacto en el presupuesto mensual para escoger la que mejor se acomode a nuestra necesidad, sin dañar el medio ambiente y la salud de quienes nos rodean. Pasar un mejor invierno es, gracias al gran nivel de desarrollo y tecnología que existe en la actualidad, una posibilidad concreta a la que todos podemos acceder.

Related posts

Leave a Comment